Maletas a prueba de viajes

Compartir Ahora

Comprar su maleta de vuelo no es una decisión ligera, aunque los materiales ultralivianos las hagan cada vez más portátiles. Existe una recomendada si usted quiere volar por un día, varios, si va de negocios, compras o por largo tiempo.

maletas

En décadas pasadas, las maletas de los viajeros eran cajas anudadas con cuerdas o cofres de madera que sobrevivían a la dureza de los viajes. Hoy en día abundan en las bandas de los aeropuertos equipajes ultralivianos, cuyo diseño y color se dejan ver tímidamente entre las clásicas maletas negras.

Lo que sí no cambia con los años es el sentido de la maleta. Porque en definitiva, el equipaje es un símbolo infaltable del viajero y dice mucho de quien lo porta. Además de albergar los objetos personales, lleva impreso consigo el deseo de cambio, el ansia de un nuevo lugar y hace parte de la intimidad.

Existe una regla para los viajes que consiste en llevar siempre lo justo, que no falte nada pero que tampoco sobre (aunque siempre se termine llevando un poco más de lo que se necesita). La otra regla va de la mano: es bueno tener en cuenta la cantidad y el tamaño de las maletas para disfrutar de las merecidas vacaciones sin sufrir en el pesaje final al embarcar ni en el cierre de las maletas por exceso de compras.

Pero el principal factor para tener en cuenta es la duración y el motivo del viaje. No es lo mismo hacerlo por negocios que por turismo de fin de semana o prolongar la estadía por más de dos semanas. Si se trata de un viaje corto, lo mejor es cargar un morral o un bolso de mano que contenga varios bolsillos o compartimentos para tener a mano documentos y acceder a objetos necesarios y de valor como la cámara fotográfica o una prenda para el cambio de clima.

Los viajes largos exigen en cambio contar con una maleta resistente, preferiblemente con ruedas –que son de gran ventaja si se tiene en cuenta el peso, manijas extendibles, que tengan bastante espacio y sean ligeras, si se tienen en cuenta que las aerolíneas de bajo costo sólo permiten un máximo de 23 Kg. por persona, un límite que muchas otras también manejan.

Samsonite, una de las marcas más reconocidas de maletas en el mundo, está trabajando sobre sus modelos blandos como CordobaDuo, B-lite, Sahora; y sobre los duros, como Cubelite y Cosmolite, con el objetivo de lograr el menor peso posible en las valijas de viaje, siempre respetando la medida estándar para el equipaje de cabina de 56x45x25 centímetros. Igualmente lo hace la colección Light Spider, de Roncato, que se fabricó en polipropileno de bajo espesor y es ecoamigable. Pero si de seguridad se trata, la maleta Delsey cuenta con la cremallera “Zip SecuriTech”,que es cuarenta y un veces más resistente que una normal.

Si se buscan las mismas características pero a precios más favorables, Arturo Calle maneja esta línea de producto tanto en lona, como en policarbonato, estás últimas más livianas, resistentes a impactos y herraje con bloqueo de seguridad que evita tener que usar candado. También vienen con una bolsa exterior protectora para guardar la maleta cuando no se está usando.

Es que otra de las exigencias de los viajeros es que la maleta sea resistente, impermeable y segura, pero que además tenga un toque de diseño. Por esta razón compañías fabricantes se esmeran cada vez y acuden a diseñadores para que generen un estilo más chic. En eso orden de ideas, las maletas se han convertido en… un accesorio de moda.

Bien lo puede decir la marca francesa Louis Vuitton, que diseña colecciones confeccionadas con los más finos materiales y la calidad avalada por la firma. Lo bueno es que también se puede personalizar e incluir las iniciales del nombre de quien la usa. Otra que no sólo ofrece un diseño exquisito sino seguridad, es la firma Tumi, que acaba de lanzar una lujosa colección de maletas bajo el nombre Lenux LFA.Cada uno de los ejemplares que forma parte de esta edición posee un número de identificación inscrito e imborrable que evita que la valija sea confundida o robada.

Por su parte marcas como Henk, Hermes, o Theodore Anthony se han especializado en hacer de las maletas verdaderos objetos de lujo elaboradas en costosos cueros y fibras de carbono que las hacen totalmente ergonómicas y livianas.

Lo cierto es que las maletas cargan con las memorias de nuestros viajes y son nuestras compañeras a lo largo de nuestros recorridos. Pero también nos recuerdan, una vez las desocupamos, el enorme placer de viajar y la añoranza de embarcarse de nuevo.

 

Seguir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>